17 octubre, 2016

Colmaderos, saloneras, barberos, dueños de cafeterías, modistas y otros microempresarios y microempresarias barriales de la provincia de Azua y el municipio de Santo Domingo Oeste fueron capacitados por el Centro de Estudios de Género del Instituto Tecnológico de Santo Domingo (INTEC) y la Fundación Banco ADEMI en prevención de la violencia de género y el abuso infantil.

El Centro de Estudios de Género del INTEC y la Fundación Banco ADEMI enfocaron la capacitación en Azua y Santo Domingo Oeste

Un total de 56 mujeres y 24 hombres recibieron charlas y cursos para convertirse en redes de apoyo que darán respuesta rápida a los casos de violencia que suceden en su entorno, contra mujeres, niños y niñas. Estas personas informarán a las autoridades pertinentes como son los ministerios Público, de la Mujer y de Salud para tomar medidas a tiempo, además de que están en la capacidad de orientar a la persona abusada para que se empodere y denuncie su caso antes de que ocurra una tragedia.

En un acto de presentación del proceso y de intercambio de experiencia, realizado en la sala Julio Ravelo de la Fuente de la biblioteca Emilio Rodríguez Demorizi del INTEC, Lourdes Contreras, coordinadora del Centro de Estudios de Género, aseguró que la violencia contra la mujer y el abuso infantil no son problemas mediáticos ni de percepción, sino más bien flagelos que demandan respuestas sociales, no solo jurídicas y de atención en el sistema de Salud.

En ese sentido, consideró que los dueños de pequeños negocios en los barrios son los actores ideales para lograr la prevención y detección temprana de los casos, ya que muchas veces la persona abusada se rehúsa a denunciar por falta de información. Además, abogó por la modificación de la ley 24-97 sobre Violencia Intrafamiliar por una más integral que permita combatir el flagelo desde todas sus aristas.

Asimismo, Flavia Infante, coordinadora de Proyectos de la Fundación Banco ADEMI, afirmó que con estas capacitaciones a los microempresarios pretenden educar y fomentar la erradicación de la violencia contra la mujer y el abuso infantil.

“Desde hace cinco años hemos apoyado el proyecto del Centro de Estudio de Género del INTEC, primero educando a las personas, las familias, y las comunidades; más adelante desarrollando habilidades en mujeres para que puedan tener sus propios ingresos y no dependan de un hombre, que sean independientes económicamente para que no entren en relaciones peligrosas”, precisó.

Mientras que Natividad López, encargada del Departamento de Atención y Prevención de Violencia del Ministerio de la Mujer, consideró que el trabajo de las Redes es una estrategia de las más poderosas para prevenir la violencia.

“Esta dinámica se desarrolla en las comunidades, involucra a gente que hace vida en los barrios y les duele lo que pasa ahí porque son sus amistades, las escuelas donde van sus hijos”, afirmó y valoró que con este recurso que une a todos los actores se pude lograr reducir los feminicidios y abusos contra niños y niñas.

Este esfuerzo es expresión del vínculo academia-empresa-comunidad a través de la Fundación Banco ADEMI, ha contribuido al desarrollo de esta iniciativa, y motivado a personas socias de sus proyectos, a que participen en labores de este tipo.  Con la iniciativa, que empezó en 2011 se han capacitado a más de tres mil microempresarios y se han constituido redes de apoyo en Azua, y los sectores Herrera, María Auxiliadora y Santo Domingo Savio.

En la actividad las microempresarias capacitadas advirtieron que el factor económico influye para que la mujer soporte la violencia por parte de sus maridos o parejas, además indicaron que muchas féminas solo entienden como maltrato los golpes más no el abuso psicológico. “Hay mujeres que aguantan de todo por el dinero que le da el hombre, pero yo me pregunto: ¿cuántas liposucciones o cuántas yipetas vale mi vida?”, cuestionó una de las participantes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *